Nuestro Contexto

La Ciénaga es un municipio rural ubicado al sur de la Rep. Dominicana, en la zona costera en  ladera oriental de la Sierra de Bahoruco, Prov. de Barahona, bendecida por azules aguas y hermosos paisajes, gente alegre, y luchadora.

El municipio cuenta con una extensión territorial de 111.2 KM2 (unas 11.12 hectáreas), conformado por un distrito municipal y 42 barrios o parajes. Y se encuentra  a una altura entre los 0 y los  1200 msnm.

Las zonas de vida, según la clasificación de Tasaico,  son de Bosque Húmedo Subtropical y Bosque Húmedo en las zonas más elevadas.
 
Los meses de lluvia son de abril a julio y de noviembre a diciembre, con una pluviometría anual promedio entre los 655 y 2500. La temperatura promedio oscila entre 35 y 22  centígrados. En las zonas de mayor altitud como Cachote la temperatura puede baja las los 12 grados celsius.

Limita al norte con el municipio Barahona, al sur con el municipio de Paraíso, al oeste con el municipio de Polo y El Platón y al este con el mar Caribe.

Según el historiador de la zona, Silvio Noé Féliz, y el testimonio de los pobladores, La Ciénaga fue fundada en el año 1863 por las familias de Genaro Feliz, Magdalena Guevara, Mauricio Medina, todas ellas de descendencia Española, desertoras de la Guerra de Restauración, y residentes anteriormente en Azua y Cabral.

Estas familias se dirigían a la frontera con Haití, cuando llegaron a la hoy Ciénaga, quedándose en esta,  atraídos por la cantidad de ríos, la cercanía al mar, y las sus características actas para la agricultura. También influyo la gran cantidad de arboles de madera preciosa que existían en la zona (Caoba y Roble), los que años más tarde (a inicios del siglo XX), serian aserrados y sacados en barco del pueblo por los señores Tony Mota e Ignacio Villanueva

Debe su nombre a que era un lugar pantanoso, y en tiempos de lluvia muchos animales quedaban atascados en el mismo.

Su origen geológico se remonta a la era cretácea lo cual lo podemos observar con gran facilidad en sus formaciones rocosas. Correspondientes a un complejo ígneo formado por asociaciones de diferentes tipos de basaltos.

La mayor parte de las familias de  la población cuenta con terrenos agrícolas en la zona montañosa, en los que prima el cultivo de café y productos de ciclo corto. La actividad agrícola, casi en la totalidad de los casos, es de subsistencia, pues no existen canales establecidos de comercialización.

La economía del municipio está basada en la agricultura de subsistencia, las remesas, el trabajo en la mina de Larimar (en la que mayormente trabajan los residentes del distrito municipal de Bahoruco), los puestos de gobierno, y otras actividades informales, en menor escala, como la pesca artesanal,  construcción, motoconcho y venta de artículos varios.

Uno de los mayores auges económicos vividos en la zona se dio entre finales de los años 60, y principio de los 70, con el incremento de la producción y comercialización del café, a mediados de los 70 inicia el descenso de los precios del café en el mercado y las plantaciones se ven afectadas por la plaga de la broca. Entrada la década de los 80 inicia la búsqueda de otras alternativas económicas, como la sustitución del café por cultivos de ciclo corto, y la migración hacia las ciudades (Barahona, Santo Domingo y el extranjero).

El 75% de los hogares del municipio viven en situación de pobreza, de los que el 36% viven en pobreza extrema. Las mayores carencias sociales son la falta de  fuentes de empleo y de capital social.

Dentro de las infraestructuras de servicios básicos del municipio se encuentran cinco e
scuelas primarias, un liceo y una Unidad de Atención Primaria de Salud. Otros servicios son la energía eléctrica (desde el 1977), y agua potable (algunos peajes del municipio como Bejucal, Helechos, Bahoruquito, etc., aun no tienen estos los servicio), el casco urbano del municipio cuenta con el servicio de agua potable en sus hogares (90%), recogida de basura (87%) y cobertura celular . También se cuenta con una biblioteca municipal y una junta municipal.
Aprox. el 42% de las viviendas del municipio son de bloques y zinc, seguidas por las de madera 38 %, el 45% de los hogares cuentan con letrinas exclusivas para la casa, 23% letrina colectiva y el 22% inodoro.
Comments